Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 3 de marzo de 2011

¿Adelgazar en Mc Donald's?

Desde el equipo del blog hemos visto lo interesante que os resultó la entrada que publicamos sobre comida basura (“La comida basura al descubierto”), y como algunos destacasteis que echabais en falta el documental sobre comida rápida “Super size me” que en castellano es algo así como “Súper engórdame”, pues vamos a contaros una curiosidad.

Lo primero pedir disculpas por no haberlo incluido, queremos que sepáis que éramos perfectamente conscientes de su existencia, pero decidimos no incluirlo en la entrada por cuestiones de espacio y por evitar el sensacionalismo, la exageración y tratar de mantener una postura neutral ante el tema. Ya que lo habéis echado en falta, y algunos compañeros han comentado en sus comentarios la sinopsis del documental, hemos decidido contaros la otra cara de la moneda:

¿Sabéis que paralelamente a este vídeo documental circula un reportaje de una mujer que logró adelgazar 17 kilos consumiendo únicamente productos de Mc Donald’s?


Merab Morgan, una estadounidense de 35 años, demostró que consiguió adelgazar hasta 17 kilos comiendo sólo productos de esta cadena de alimentación durante 90 días. La idea le surgió al ver precisamente “Super size me”, película a la que hace una dura crítica, porque según ella ofende a todos los obesos de EE.UU. Morgan sostiene que la obesidad no depende de lo que Mc Donald’s nos ofrece en sus menús, y por tanto retira toda culpabilidad a la cadena, diciendo que es el consumidor en última instancia quien decide sobre su alimentación.

La mujer explica que para seguir una dieta de 1400 calorías diarias (las recomendadas por los expertos) consultó las tablas de información nutricional y calórica del restaurante y se alimentó a base de hamburguesas y ensaladas, tomando raciones de patatas fritas dos veces por semana. En la actualidad busca un productor que lleve a la pantalla grande su hazaña nutricional.

Recordemos que el héroe o anti-héroe de “Super size me” llevaba una dieta de 5000 calorías diarias, y que en un mes engordó ¡hasta 13 kilos!

Desde aquí os invitamos al debate, ¿Son la comida basura y los restaurantes que la sirven los culpables de la obesidad? o ¿Somos las personas las que elegimos entrar por nuestro propio pie al restaurante y escoger el menú más híper calórico que se ofrece, los culpables de esta enfermedad?

9 comentarios:

  1. ¡Así me gusta, que se complazca a todos los que nos visitan!
    Yo creo que lo de elegir el menú que más calorías tiene no existe, nadie va con una tabla nutricional debajo del brazo, creo que lo que nos incita a comer un menú u otro son las fotos tan apetitosas que nos ponen y además, en la mayoría de los casos, no solo es la hamburguesa, al final también acabamos comprando el típico mc flurry o algún postre hipercalórico que engorda aún más así es que repito que elegir un menú u otro no es a conciencia.

    ResponderEliminar
  2. No dudo de que conociérais el documental, pero más vale prevenir, que aquí todos somos compañeros y tenemos que ayudarnos =]

    Sinceramente, esta entrada también me ha gustado bastante, dado que no conocía de la existencia de este segundo documental.

    En relación con ello y con el debate planteado, si bien es cierto que comer en restaurantes de comida rápida no tiene por qué implicar automáticamente que uno engorde peligrosamente (lo mismo podría pasar comiendo sólo golosinas), tampoco podemos eximir a esta clase de restaurantes de toda culpa. Al fin y al cabo, la gran mayoría de productos tienen una alta concentración calórica. Y, de hecho, muy pocos menús están pensados para guardar un equilibrio dietético, como muy fácilmente podréis comprobar.

    Como ejemplo, basta con fijarnos en las salsas que acompañan a las ensaladas del McDonald's: las calorías que no ingieres al escoger la sana ensalada están en las salsas que las acompañan.

    Porque, no nos engañemos, casi todo el mundo que va a estos sitios escoge un menú, no se dedica a ir eligiendo producto por producto (esencialmente, porque es más engorroso y caro, como si nos impusieran una penalización). ¿No es eso fomentar de algún modo el consumo de determinados productos? No estamos obligados a nada, claro, pero tratar de salirse de las recomendaciones resulta muy poco atractivo económicamente, así que sí estamos condicionados de alguna forma, ¿no créeis?

    ResponderEliminar
  3. Contradiciendo un poco a nacho, yo creo que una cosa está clara: del hecho de que tú engordes no se le puede echar la culpa a nadie (ni a Mc´Donalds, ni a tus padres, ni a la carta de menús por poner fotos apetitosas) más que a tí mismo. Creo que lo demás es echar balones fuera. Otra cosa es buscar los culpables de por qué nos sentimos mal si engordamos.

    Y lo de la mujer que adelgazó 17 kilos... para empezar no me extrañaría que todo fuera un montaje de Mc´Donalds, pero además no me lo creo, ¿qué hizo? ¿comer solo Happy Meal? porque con esa hambrguesa no engordas, pero te mueres de hambre. Sea como sea, habría que hacerle un análisis de hígado, para ser absolutamete justos con la verdad.

    ResponderEliminar
  4. En mi opinión el culpable de la obesidad o de problemas alimenticios (dejando al margen la constitución de cada uno) no es de las cadenas de cómida rápida, en este caso McDonalds, sino de cada uno... a mi me encanta la comida de McDonalds y podría comer de ella durante varios días encantada de la vida, hincharme a helados, desayunar sus donuts... pero sé que esto no me haría ningún bien, ya no en cuestión de engordar o adelgazar sino respecto a las proteínas y vitaminas que el cuerpo necesita y que yo no le estaría dando.
    En conclusión, pienso que depende de cada uno la alimentación que decida hacer y los problemas que esa le traiga, para nada de los restaurantes, ya que ellos no te obligan a entrar.

    ResponderEliminar
  5. Estoy totalmente de acuerdo con Sheila. Llevar una buena alimentación depende de cada persona, sin duda, otra cosa es que una vez que vayas al McDonalds no te pongas a mirar calorías ni nada, y simplemente pidas un menú. Pero está claro, nadie te obliga a entrar.

    ResponderEliminar
  6. Como dice mi compañera Guadalupe, cada uno es responsable de lo que elige y lo que rechaza en la mesa o, en este caso, en el restaurante. Bien es verdad que este tipo de cadenas alimenticias miran por su propio beneficio y no por el de sus clientes, por ello se preocupan de ofrecer productos que sean vistosos y apetecibles, dejando de lado el tema de las calorías, colesterol, etc.
    Sin embargo, cada persona es libre de elegir acerca de su propia alimentación, y creo que es más que evidente el hecho de que todo el mundo en todos los lugares del planeta sabe que es mucho más sano comer un plato de espinacas que una hambrguesa, pero aún así la mayoría decide consumir comida rápida,ya sea ocasional o sistemáticamente, por razones de comodidad, rapidez o simplemente por darse un capricho, así que dejemos de ser hipócritas y de culpar a la publicidad de estos restaurantes, porque sabemos muy bien que en última instancia la decisión es de cada uno.

    ResponderEliminar
  7. Los dos casos me parecen extremos... aunque adelgazara tantos kilos no me parece que la "dieta" sea de las más sanas que pueda haber... en cualquier caso, me parece acertada vuestra elección de no incluir el documental en aquella entrada por excesivo sensacionalismo. Personalmente, creo que somos nosotros, los consumidores, los que elegimos en última instancia las calorías que queremos consumir. Sabemos perfectamente a lo que nos arriesgamos entrando en un local que solo nos ofrece "comida basura"

    ResponderEliminar
  8. Una dieta tiene que ser equilibrada, hay que comer un poco de todo, y no creo que McDonalls ofrezca mucha variedad, además una dieta no sirve de nada si no se combina con ejercicio.

    ResponderEliminar
  9. Yo vi "Super size me" y salí con el estómago revuelto.

    ResponderEliminar