Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 7 de marzo de 2011

La historia del tupper ware


Este es el espacio del tupper, ese recipiente que reina en nuestras casas, sobre todo en las de los que comemos fuera de casa y los que nos llevamos un poquito regular con la cocina (o mejor dicho, nos llevamos mejor con la comida de nuestras madres).

Aunque cueste creerlo, este gran invento nació por casualidad, cuando su creador Earl Silas Tupper que trabajaba como empleado de la compañía química DuPont experimentaba con polímeros sintéticos.

Earl, que soñaba con ser un gran inventor (a veces un poco iluso con ideas como un barco impulsado por peces) y multimillonario, creía firmemente que el éxito residía en la publicidad y el marketing. El descubrimiento de este polipropileno sintético (el plástico de los tupper en castellano) le sirvió para comenzar a fabricar piezas para las máscaras de gas utilizadas durante la Segunda Guerra Mundial y después se dedicó a fabricar los primeros tuppers a los que llamó “el tazón maravilla” en 1946.

Su invento fue muy llamativo por su cierre hermético que permitía conservar en buenas condiciones los alimentos y además el transporte de los mismos sin tener que estar pendientes todo el rato de que no volcase (aunque, ¿a quién no se le ha abierto nunca un tupper en el peor momento? ¡hay que mejorarlo!). Sin embargo, el éxito y reconocimiento del tupper vino unos años más tarde cuando la empresa Stanley Home Products comenzó a ofrecer los recipientes con una demostración gratuita. Entre sus vendedores se encontraba Brownie Wise, una madre soltera alegre y extrovertida que impulsó la idea de las “fiestas tupperware” donde se juntaban las mujeres del barrio a charlar y conocer las novedades del menaje del hogar. Así, Brownie comenzó a incrementar las ventas hasta tal punto que pronto Earl Tupper la nombró vicepresidenta de la empresa en 1951 y retiraron los tupper de los establecimientos de venta y a ser ofrecidos únicamente por los vendedores de la empresa.

Hoy en día los tupper se venden en casi todas las tiendas y son de cualquier color, tamaño y material pero solo un nombre: tupper ware ( con excepción de la antigua fiambrera)


15 comentarios:

  1. Enormísimo invento este del tupper!
    Recuerdo la época en la que comenzaron a aparecer los microondas y en la que aún no todos los tupper admitían el calor...Se me ocurrió la feliz idea de cocer un huevo, pero en vez de hacerlo en un recipiente de cristal, preferí usar un tupper monísimo, así como de color fucsia que me llamó a gritos según abrir el armario. La sorpresa fue doble cuando abrí la puerta: por un lado el huevo pegó un petardazo enorme que llenó todo el micro de guarrería y por otro el tupper se había quedado como si fuese flubber...A partir de entocnes, casi que prefiero los de cristal.

    ResponderEliminar
  2. No sé que sería de nosotros hoy en día si los tupper no se hubieran inventado.
    Sin duda alguna nos salvan muchas veces de comer guarrerías y disfrutar de la comida casera.

    ¡Buena entrada Cris!

    ResponderEliminar
  3. Parece mentira que siempre sean los inventos más sencillos (a priori) los que más beneficios nos reportan... ¿qué sería de nosotros sin el tupper hoy en día?
    Algo interesante es que siempre esta clase de inventos, o por lo menos sus inicios, siempre tienen lugar en momentos cruciales, en este caso ante la segunda guerra mundial o la posguerra. Otro caso era la lata de conserva, que tuvo su origen durante las campañas de Napoleón.
    Muy buena la entrada y muy interesante :)

    ResponderEliminar
  4. Oye
    ¿y qué hubiera sido de los estudiantes sin táper guar? Es una pregunta interesante jaja. La pega que le pongo es que hay que fregarlos ¿no te parece?

    ResponderEliminar
  5. Parece mentira que algo tan útil y maravilloso haya sido creado "por casualidad".
    Eso si, yo tengo tuppers de los que no se sale ni una gota, y caros son...Pero todo sesa por comer lo que nos hacen nuestras queridas mamás.

    ResponderEliminar
  6. ¡Buena e interesante entrada! No conocía la historia del archifamoso y diariamente utilizado tupper, pero nunca está de más conocer estas anécdotas tan interesantes. Además, como dicen nuestros compañeros: ¡Qué sería de muchos sin el tupper!

    ResponderEliminar
  7. Ya era hora de que alguien nos contara la historia de una creación tan transcendental... y si no, que alguien se acerque a la cafetería de la URJC a eso de las 14:00...
    Brownie Wise, inevitablemente, me ha evocado con sus fiestas a algún capítulo que otro de "Mujeres Desesperadas", no sé por qué....

    ResponderEliminar
  8. Lo vuestro es la polla! jajaj y sin perdón de la expresión!! Me declaro seguidor incondicional de vuestro blog :D
    Vaya inventazo el del tupper; ¡qué me lo digan a mi todas las mañanas en el curro, precisamente ahora me pongo a hacer uso de él! xdd
    Por lo menos con el tupper comes medianamente bien y puedes "deleitarte" en la medida de lo posible con las comidas caseras de la "mama".
    Invención del tupper, igual a comidas elaboradas: sí, sí, sí!! Más tupper y menos bandeja de macdonalds!
    Por cierto, el invento de una mujer... Qué haríamos los hombres sin las mujeres...
    Genial entrada Cris ;)

    ResponderEliminar
  9. A mí me costaría mucho vivir sin un tupper porque dónde guardaríamos la comida que nos sobra o que nos queremos llevar para comer un día al campo...

    Muy buena elección Cris a la hora de hacer esta entrada! :)

    ResponderEliminar
  10. Un gran invento el tupper, por no decir el mejor. Gracias a él podemos disfrutar de la comida de nuestras madres y abuelas, pero no solo nos favorece a nostros, los estudiantes, gracias al tupper nuestras madres se permiten el lujo de no estar todos los dias en la cocina, ya que pueden cocinar en una tarde la comida de tres dias.

    ResponderEliminar
  11. Jaja que gracioso Cris!
    La verdad que jamás me habría planteado que historia tienen los tappers, pero menos que no se hicieron en un momento de encendido de bombilla, sino de pura casualidad...
    Los inventos más tontos, son los más difíciles de descubrir... mirar la escoba o el chupachups.. y ahora el tapper!
    Un saludo:)

    ResponderEliminar
  12. El Tupper nos da la vida y nos salva de comer de mala forma, sin duda un invento maravilloso, y que fuese de casualidad es, más maravilloso aún:)

    ResponderEliminar
  13. ¡me alegro de que os haya gustado la entrada!la verdad es que a mi tampoco se me había ocurrido antes pensar sobre los tuppers pero desde entonces los veo con otros ojos jeje

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar