Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 9 de marzo de 2011

¡Hay un bicho en mi plato!


Para nuestra cultura, todavía suena impensable llevarnos a la boca cualquier insecto y disfrutar de su sabor como si de patatas fritas se tratara, sin embargo en muchos países como México, China, Argelia, Australia o Japón es un alimento habitual.

Actualmente se estima que el 80% de la población incluye algún tipo de insecto en su dieta habitual, según un artículo de la página Web de la BBC. En Colombia se comen hormigas fritas o salteadas, en Tailandia prefieren comer las rojas, así como grillos y escarabajos.
Además, las tarántulas fritas son uno de los platos favoritos en Camboya. Y en el oriente peruano es usual consumir el gusano blanco o las hormigas.

Dicen que será el alimento del futuro, y que podría ayudar a la desnutrición en países envías de desarrollo, debido a la cantidad de proteínas que contienen. Por ejemplo, veamos la diferencia entre el consumo de una hamburguesa y un platillo de insectos:

100 gramos de termitas africanas:
• 610 calorías
• 38 gramos de proteínas
• 46 gramos de materia grasa


100 gramos de hamburguesa cocinada
• 245 calorías
• 21 gramos de proteínas
• 17 gramos de materia grasa


¡Quizás para ellos comer gambas, moluscos o el marisco en general, suene realmente repugnante! Así que, ¿Por qué no animarnos a probarlo? Aquí os dejo algunas de las propiedades de los insectos como alimento:


• Más de una tercera parte de los insectos que se conocen son comestibles.
• El organismo de estos animales comestibles representa entre el 60 y 70 por ciento en proteínas de buena calidad, asi que pueden ser igual o más nutritivos que la carne de res, pollo o cerdo. Tan sólo 100 gramos de carne de res contienen entre 54 y 57 por ciento de proteínas, mientras que 100 gramos de chapulines contienen entre 62 A 75 por ciento.La grasa de estos animales son de tipo polinsaturado, por lo tanto benéficas para el organismo humano.
• Los insectos contienen sales minerales que ayudan a regular la presión sanguínea; algunos son ricos en calcio y magnesio.
• Son muy eficaces para curar enfermedades digestivas, respiratorias, óseas y nerviosas


¡Qué aproveche!

15 comentarios:

  1. Si se come cerdo, ternera, pescado... que son animales, ¿por qué no se va a comer hormigas? siguen siendo animales. La diferencia está en la tradición y las costumbres, nosotros hemos sido educados en una cultura en la que a nadie se le pasa por la cabeza ponerse a freír un kilo de hormigas, pero si es de lo más lógico asar una manada de vacas! Y otros países funcionan a la inversa, a si que creo que no existe lo raro o lo anormal, simplemente son costumbres distintas.

    ResponderEliminar
  2. Opino lo mismo que Sheila, no existen rarezas sino costumbres e igual que para nosotros, lo más normal es comer carne de vaca, cerdo o cualquier pescado para ellos comer hormigas es lo más normal.
    Yo desde luego no sería capaz de comer hormigas o un gusano, pero quien sabe si en condiciones extremas lo haría ;)
    ¡Buen trabajo!

    ResponderEliminar
  3. Veo que habéis seguido la línea de mi comentario, porque es la segunda vez que me demostráis leer y tomaros en serio los comentarios. Poco tengo que decir, pues ya lo dije todo en su momento. Muy buena entrada, en vuestra innovadora y destacada línea.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que nos da asco pensar en estos platos, pero seguramente ellos pensarán lo mismo cuando nos vean comiendo langostinos, por ejemplo.
    Probablemente si comiésemos alguno de estos platos de bichos, sin saber que lo son, nos resultarían agradables.
    Pero por desgracia yo me veo incapaz de probarlos. Aunque cuando hay hambre... ¡nunca se sabe!

    ResponderEliminar
  5. Hola María Gris, tras un elaborado seguimiento de todas tus entradas, he llegado a la conclusión de que el menú que me recomendarías como experta de un blog de comida sería:
    Un buen plato de judías blancas (por lo de que estás en contra de la comida minimalista), con una cocacola de 3545 litros (odias las latas mini) y que si se ha colado una cucaracha en el plato de judías blancas, pues mucho mejor!xD.
    Aparte del vacile habitual, decirte que me ha gustado la entrada!=)¡Seguid así chicas!

    ResponderEliminar
  6. jajajaja es cierto que va de costumbres la cosa, pero yo no me veo comiendo insectos, aunque quien sabe? nunca digas nunca:)

    ResponderEliminar
  7. supongo que será cuestión de culturas pero a mi me cuesta muchísimo imaginarme el sabor de estos insectos y el sabor que se me ocurre no es para nada agradable! aunque si hay tanta gente que lo toma no debe ser tan malo....a lo mejor algun día lo pruebo!

    ResponderEliminar
  8. A mi la verdad es que es algo que me llama muchísimo la atención. Y yo sé que algún día lo tendré que probar, es una de las cosas que no se me pueden quedar por hacer!! jaja
    Muy buena entradaaaaaaaaa :)

    ResponderEliminar
  9. Mientras sean hormigas, grillos y escarabajos...Me alegro de no haber leído nada de cucharachas jajaja.

    ResponderEliminar
  10. Es muy curiosa ese cultura tan diferente a la nuestra, mientras yo lo veo asqueroso y desagradable a ellos les parece un manjar. yo me niego a probar algo como eso! estoy segura de que terminaría vomitándolo.
    Me ha gustado mucho esta entrada

    ResponderEliminar
  11. Cada cultura es un mundo,y con esto queda demostrado que la cultura gastronómica también.
    Opino igual que mis compañeros, un plato lleno de hormigas y otros insectos lo consideramos "asqueroso" ey repugnante. Pero es que en nuestro país consumimos gambas,caracoles,cabezas de cerdo (con su correspondiente parte de sesos), así que opino que hay que estar abierto a todo y probar nuevos sabores!
    Muy interesante tu entrada María :)

    ResponderEliminar
  12. QUE ASCO POR DIOS!
    ya veo que algún día terminaremos comiendo esas cosas... no podría ir nunca a ÇJapón o a esos lugares que mezclan todo... Pero bueno cada cultura tiene sus cosas, a ellos les da verguenza que nos besemos en público...
    Aunque debemos comer de todo.. y si tuvieramos que comer bichos, ya nos acostumbraríamos...

    ResponderEliminar
  13. Cada cultura tiene sus cosas y no somos nadie para decidir lo que es asqueroso y lo que no. seguro que hay gente a la que la leche de vaca le parece repugnante cuando aquí se toma a diario. Sin embargo, si que es verdad que a priori, comer bichos no parece muy suculento. Pero bueno, nuestros vecinos los franceses comen caracoles (y para ellos es un manjar) que tampoco se difenrecian mucho de los bichos.

    ResponderEliminar
  14. Ayer echaron en la cuatro un reportaje sobre países asíaticos. Mostraron su cultura, y dentro de ella sus hábitos alimenticios. El reportero llegó a probar varios insectos ( como hormigas, cucarachas grandes...) y la verdad que no daban ganas de probarlo. Supongo que aunque tenga buen sabor, nada más de pensar lo que te estas comiendo se te quitan un poco las ganas. En mi caso, creo que tendría que tener mucha hambre para poner un bichito de estos en mi plato.
    Como curiosidad decir que allí, en los restaurantes según la higiene que tengan, les ponen una letra: A, B o C.
    Y por cierto.. allí cuando encuentren una cucaracha en la cocina.. que harán? chillar? o se la llevaran a la boca? ay dios mio...

    ResponderEliminar