Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 3 de marzo de 2011

Nuestra sociedad entre cadenas

Parémonos a pensar en esta extraña a primera vista, pero intensa relación entre la sociedad y cómo nos alimentamos. Qué nos influye a la hora de comer, los prejuicios, las consecuencias de estos, la actualidad en cuanto a este tema.
Las personas hemos cambiado con el tiempo y nuestros hábitos alimenticios con ellos. El ritmo de vida y las modas nos influyen a la hora de echar gasolina a nuestro organismo.

Sin pararme a introducir más este tema: los jóvenes somos uno de los sectores más afectados, nos encontramos frecuentemente influidos por la sociedad, los medios, los ídolos adolescentes, que tanto nos muestran cómo debemos ser para ser mejores, etc.

Todo esto nos ha llevado a lo que por desgracia es un tema de actualidad, ENFERMEDADES psicológicas y físicas, TRANSTORNOS, COMPLEJOS.

Nos encontramos en pleno siglo XXI con multitud de casos de adolescentes, jóvenes e incluso niños/as que se obsesionan con su cuerpo y no encuentran mejor forma de contrarrestar sus complejos que reducir su alimentación, rechazándola de manera sistemática, etc. No nos paremos en detalles sobre cada una de las enfermedades ni de sus características, ya que todos estamos informados sobre eso.

Sin embargo, sí cabe plantearse; ¿qué es aquello que da lugar a que una persona sana y con el privilegio de tener a mano todo tipo de alimentos decida negarse a sí mismo/a a hacerlo? (puntualizo aquí un tema relacionado: en los países tercermundistas no se sufren estos problemas).
¿POR QUÉ?

Es un tema escalofriante, que va más allá de los problemas individuales.
Esta sociedad que se encarga, ella y sus eternos compañeros; los medios, a que todos nosotros sigamos una trayectoria predeterminada por Dios sabe quién, que en ocasiones puede guiar nuestros pensamientos, nuestros complejos más profundos, y en consecuencia, guía nuestros hábitos alimenticios: qué, cómo, de qué manera, y cuántas veces debemos consumir una cosa u otra.

PARA QUÉ: para evitar ser lo que la sociedad NO quiere que seamos, parecernos a “Fulanita, de la tele”, para evitar llegar a un trabajo y que se nos desprecie por la apariencia física a pesar de estar perfectamente cualificado para el empleo, para gustar a los demás e incluso para SER ACEPTADO EN UN GRUPO.

Me gustaría que opinarais sobre todo esto y ¡por supuesto! no os olvidéis de la operación bikini, que el verano está al caer…

5 comentarios:

  1. Todo el mundo (aunque muchos se piensen que no e incluso luchen por ello) acabamos siendo influenciados por las modas, por la sociedad en la que vivimos. El punto está en saber diferenciar donde esa moda deja de ser sana, porque que te compres unos determinados pantalones porque todos lo llevan no deja de ser algo "sano" (empezarías a ser una copia social, pero bueno... no dañaría tu salud) el problema viene cuando alguien se obsesiona tanto con esos cánones, esas modas, esas super star que acaba haciendo añicos su propia vida y deja de ser él/ella para ser un intento destrozado de otra persona.
    En mi opinión tendríamos que valorarnos a nosotros mismos un poco más, si a alguien no le gustas como eres pues obviamente es alguien que no te merece :)

    ResponderEliminar
  2. Es sorprendente, en los últimos meses ha habido algunas noticias sobre personas que han fallecido por trastornos alimenticios, que no dejan de ser psicológicos, son las primeras noticias de muerte provocadas por la anorexia o la bulimia, ¿hacia dónde va nuestra sociedad? En la 2ª Guerra Mundial, la gente moría de hambre en los campos de concentración porque no tenía que llevarse a la boca; hoy en día tenemos todo lo necesario para llevar una alimentación sana y nosotros mismos la despreciamos. Para mí, el principal responsable de estos trastornos que afectan a la sociedad es el sistema de comunicación, las modas y los cánones estéticos imposibles. Olvidemos lo imposible para dar cabida a lo sano, mental y físicamente hablando.

    ResponderEliminar
  3. Desafortunadamente, y a pesar de encontrarnos en el siglo XXI, nuestras cabezas parecen ir hacia atrás. ¿ Porqué tendemos a imitar? ¿ Porqué creemos que si nos parecemos a la Carbonero la gente va a tener mejores percepciones de nuestra persona?Siempre me he planteado una pregunta: ¿ Quién dice que en la norma está lo bueno? Creo que diferenciarnos de los demás, siendo simplemente cómo realmente somos es la clave.
    Y sin duda, creo que muchas de las enfermedades alimenticias son consecuencia de los estereotipos que nos intentar imponer como tendencia. Con esas tartas tan ricas que estaís preparando, no saben lo que se pierden..
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Tell me what's wrong with society
    When everywhere I look, I see
    Young girls dying to be on TV
    They won't stop till they've reached their dreams

    Diet pills, surgery
    Photoshopped pictures in magazines
    Telling them how they should be
    It doesn't make sense to me

    Is everybody going crazy?
    Is anybody gonna save me?
    Can anybody tell me what's going on?
    Tell me what's going on?
    If you open your eyes
    You'll see that something is wrong

    Este fragmento pertenece a la canción "Crazy" de Simple Plan.

    Quizá la forma de concienciar a la sociedad de que no hay ninguna necesidad de parecernos a nuestros ídolos sea a través de los propios ídolos. Seguramente, la gente confíe más en lo que digan ellos que en lo que les puedan decir sus amigos o familiares, por muy triste que suene...

    Una entrada muy interesante María Gris!

    ResponderEliminar
  5. Pues me temo que ya ha comenzado la operación bikini. Todos queremos estar guapos para el verano.

    ResponderEliminar